Inicio Documentos

VIVAMOS LA CUARESMA “Cambio yo cambia todo”

1346
COMPARTIR

La cuaresma como cada año, es una oportunidad más de prepararnos, renovarnos y convertirnos en mejores personas a través de nuestros actos. Este tiempo tiene un significado especial, cada detalle que se vive durante estos días tiene una razón de ser y queremos recordarlo en este artículo.

La cuaresma es un periodo dentro del calendario cristiano en el que los fieles se preparan para la pascua que es la conmemoración de la resurrección de Jesucristo.
La Cuaresma data desde el siglo IV, cuando se destina un tiempo de penitencia y de renovación para toda la Iglesia, con la práctica del ayuno y de la abstinencia.
Inicia un miércoles al que se le llama “Miércoles de Ceniza”, dura 40 días y finaliza el domingo de Ramos, antes de la misa de la última cena de Jesús con sus apóstoles; luego se da paso a la Semana Santa.
El miércoles de ceniza, se realiza el gesto simbólico de la imposición de ceniza en la frente de los fieles católicos. La ceniza (elaborada a partir de la quema de los ramos del Domingo de Ramos del año anterior) ya bendita, representa la destrucción de los errores del año anterior al ser éstos quemados, nos recuerda que nuestra vida en la tierra es pasajera y que nuestra vida definitiva se encuentra en el Cielo.
Durante la celebración de la misa se suprimen dos cantos festivos: el Gloria, que volverá a entonarse en forma solemne en la Vigilia Pascual, y el canto de Aleluya que se sustituye por el ” Gloria a Ti Señor Jesús”.
El sacerdote por su parte viste de morado, color litúrgico que significa discreción, penitencia y dolor.
La razón del porque dura 40 días está relacionado entre otras cosas con el retiro de Jesús por 40 días en el desierto, previo a su ministerio, el retiro de 40 días de Moisés al Monte Sinaí, así también tiene que ver con los 40 días que duró el diluvio además de los 40 años de la marcha del pueblo Judío por el desierto y los 400 años que duró la estancia de los judíos en Egipto.
La cuaresma no es un tiempo sombrío y triste. La Cuaresma es la oportunidad de mirar nuestras vidas, encontrar las zonas desérticas y crecer en la esperanza de que el desierto puede florecer.
La Cuaresma es tu tiempo con Dios. Tiempo para desnudarte de tus afanes, de revisar tu vida, de adquirir el equilibrio cristiano, de rehabilitarte con fuerza y el optimismo de Dios. Es el camino a la Pascua de liberación con Cristo.

Todos estamos llamados a buscar una sociedad más justa, Kolping trabaja buscando esa sociedad justa, con oportunidades para todos, las familias Kolping están llamadas a construir una sociedad más justa, cada miembro Kolping está llamado a hacer lo mejor posible allí donde se desenvuelve, usando las palabras del Beato Adolfo Kolping, “Si cada uno obra en su círculo cercano del mejor modo posible, pronto el mundo será mucho mejor” pero en esta búsqueda muchos de nosotros esperamos que el otro cambie. La realidad es que el mal está dentro de mí. Si yo no reconozco esto, nada cambiará dentro ni fuera de mí. Pero si tú cambias, habremos encontrado la llave que abrirá muchas puertas por las que podrán caminar innumerables hermanos.
Queridos hermanos y hermanas Kolpinistas, vivamos este tiempo cuaresmal, para reflexionar sobre nuestras vidas, no la vida de los vecinos, familias, amigos o colegas, vivíamos la cuaresma para abstenernos de los chismes, de las mentiras, de hablar mal del otro que es tu prójimo, vivamos la cuaresma para perdonar, comenzando a perdonarme a mi misma. Vivíamos la cuaresma porque es el tiempo en que puedo cambiar YO y si cambio yo todo cambiará a mí alrededor y así habremos contribuido a construir una sociedad más justa y fraterna.
cuaresma