Inicio Noticias

KOLPING INTERNATIONAL en el 1.° de Mayo: Día del Trabajo

268

 

Imponer el trabajo digno

«Con frecuencia, la mayor parte de los trabajadores no gana actualmente, aun cuando tenga trabajo, lo bastante para el sustento diario. Los salarios han ido bajando año tras año cada vez más; (…). ¡Cuántas veces una familia se esfuerza y fatiga toda la semana en una espera larga y desconsolada para, a pesar de ello, no reunir más de dos a tres monedas que, en las condiciones reinantes, bien poco significan!

A ello se suma a veces una forma de tratar al trabajador (…) que, a menudo, es indignante. Y el trabajador aguanta, sufre y calla si no quiere que la soga que las deplorables condiciones le han arrojado al cuello apriete aún más, apriete hasta ahogarlo. (…) Lo digo una vez más: Nuestra industria actual es egoísmo astuto y frío, como no ha habido peor en el mundo.»

Adolfo Kolping

Hace exactamente 170 años se publicaron estas palabras del Beato Adolfo Kolping, casi 50 años antes de la primera encíclica social, la «Rerum Novarum». Y aún hoy se sigue obligando a millones de personas a trabajar por un salario miserable y en condiciones de explotación. La moderna esclavitud en la producción textil y en las plantaciones bananeras y la destrucción del medio ambiente y de las fuentes de subsistencia que provoca la extracción de materias primas continúan caracterizando el día a día del quehacer de la economía global. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) cifra en más de 40 millones el número de «modernos esclavos» en todo el mundo.

KOLPING INTERNATIONAL exige que se respeten los estándares de trabajo digno o decente, tal como se han establecido como Derecho Internacional vinculante en las Normas Fundamentales de la OIT. En todos los países del mundo, estos derechos habrán no solo de ratificarse a nivel nacional, sino también de ejercitarse. Para ello se requieren sistemas de Inspección del Trabajo que alcancen a todos.

Las mercancías de aquellos países en los que es probado que no se respetan las Normas Fundamentales, en los que las personas realizan trabajos forzados, en los que no se les concede la libertad de asociación ni el derecho a la negociación colectiva, en los que no se persiguen el trabajo infantil de explotación ni las discriminaciones en el trabajo, no deben ya estar presentes de forma ilimitada en el comercio internacional.

Casi todos los países del planeta se comprometieron en el año 2015 a poner en práctica la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. En el Objetivo n.° 8 se reitera el compromiso a hacer prevalecer en todo el mundo el trabajo digno y decente. El trabajo digno habrá de imponerse y ser reclamable judicialmente. Las leyes laborales sin inspecciones de trabajo o los distintivos de protección sin controles carecen de valor alguno y no han generado en las últimas décadas mejoras suficientes.

Las Asociaciones Kolping en más de 60 países de África, Asia, América Latina y Europa defienden en la tradición del Beato Adolfo Kolping los derechos de las personas trabajadoras – su dignidad, en todo el mundo.

Comité Ejecutivo Internacional de KOLPING INTERNATIONAL